El pasado 17 de octubre arrancaba el juicio por la desaparición y presunto asesinato de la joven Marta del Castillo. Lejos de aportar algunas novedades al caso, ninguno de los imputados reconoce saber dónde se encuentra el cuerpo de la joven.

Siguen sin aclarar qué pasó con Marta. Durante toda la semana, los imputados: Miguel Carcaño, Javier, Samuel Benítez, Javier Delgado y su novia María García, han ido pasado por la Audiencia Provincial para prestar declaración. También lo hizo el “Cuco” en calidad de testigo. Pero ninguno de ellos ha anunciado dónde se encuentra el cuerpo de la joven.
En su declaración ante el juez, Carcaño volvió a declararse autor de la muerte de Marta. Afirma que le quitó la vida de un golpe en la cabeza con un cenicero pero que no la violó. Libró de toda culpabilidad a su amigo Javier García, más conocido como el “Cuco”, a quién asegura que acusó de asesinato y violación en declaraciones anteriores porque éste había implicado a su hermano. Sin embargo, Carcaño no supo responder a la pregunta de ¿dónde está el cuerpo de Marta? Explica que Samuel y el “Cuco” fueron los responsables de deshacerse del cuerpo.
Versión que niegan sus amigos, los cuales se exculpan de cualquier participación en el crimen y aseguran que las declaraciones anteriores en las que se confesaban colaboradores para hacer desaparecer el cuerpo, las habían hecho bajo coacción policial.

Vuelven a cambiar las versiones de los acusados y no es algo nuevo. Hasta nueve versiones distintas han llegado a dar en las diferentes declaraciones. Y en ninguna de ellas existe una pista clara y final que lleve hasta el cuerpo de la joven.

Ridículo el careo entre Carcaño y Benítez, que sirvió más que nada para demostrar una vez más como se pasan la pelota unos a otros con frialdad y prepotencia.
Mientras tanto, la familia de Marta sigue luchando y esperando. Le quedan pocas esperanzas teniendo en cuenta que ninguno de los implicados ha dado una versión fiable. El ver a unos padres destrozados durante el juicio no ha valido para que los imputados digan por fin qué ocurrió con Marta.

La misma pregunta ronda por la cabeza de todos los que desean conocer el paradero de la joven: ¿dirán alguna vez la verdad? Tristemente, viendo ya algunos de los resultados de este caso, en el que uno de los implicados, el “Cuco”, ha sido absuelto de violación y asesinato, servirá para seguir manteniendo el pacto de silencio para verse beneficiados en la medida de lo posible en las futuras condenas.

¿Qué le está pasando a esta sociedad? ¿Cómo puede un grupo de jóvenes torear a la justicia de ese modo? ¿Cómo se puede permitir incluso pagar a la madre de uno de los acusados para que acuda a un programa de televisión para defender a su hijo?
Son preguntas sin respuesta hasta el momento, al igual que el paradero de Marta del Castillo.

Anuncios

“El asesino de la catana”

Publicado: octubre 8, 2011 en Uncategorized

José Rabadán era adicto al videojuego Final Fantasy VIII

Si nombramos a José Rabadán no todo el mundo sabrá a quién nos estamos refiriendo. Sin embargo, al hablar de él como el “asesino de la catana” la cosa cambia y un gran porcentaje de la gente lo identificará rápidamente. Es difícil olvidar el caso de este joven que con tan sólo 16 años mató a sus padres y a su hermana de nueve años con síndrome de Down con esta espada japonesa.

Ocurrió el 1 de abril del año 2000 en Santiago el Menor, Murcia. José era tan sólo un adolescente y parecía un chico normal. Era un apasionado de los videojuegos y de las artes marciales. Por ello, su propio padre fue el encargado de regalarle una catana. Espada que utilizaría para acabar con su vida y la del resto de la familia (madre y hermana).

Según informó la policía, el joven era adicto al videojuego de rol Final Fantasy VIII por lo que imitaba a Squall Leonhart, personaje principal del juego, cuya misión era acabar con los «gobiernos autoritarios y opresores» usando su espada. José Rabadán presentaba incluso un aspecto físico similar al de dicho protagonista. Y utilizó el mismo arma para quitarle la vida a su familia. La noticia del triple asesinato causó un gran impacto. Así daba la información un programa de TVE.

 
El 1 de enero de 2008, José Rabadán fue puesto en libertad tras cumplir siete años, nueve meses y un día de condena. De esta manera se encontraba exento de residir en la casa de acogida de la Asociación Nueva Vida de Santander, de acudir a su puesto de trabajo y de comparecer ante el juzgado de menores cada 15 días.

Triste caso que causó una gran conmoción no sólo por los dramáticos hechos, sino porque José Rabadán se convirtió en un ídolo para algunos jóvenes de entonces. No olvidemos que sólo un mes después (mayo de 2000) dos jóvenes de Cádiz aficionadas a los ritos satánicos, asesinaron a una compañera de clase, Clara García. De este caso hablaremos más adelante.

¿Qué impacto os causó el caso del “Asesino de la catana”? ¿Qué influencias pensáis que pueden tener los videojuegos en los jóvenes de hoy en día? ¿Qué opináis de su puesta en libertad?

Os lanzo estas preguntas y ofrezco este espacio para que quién quiera, pueda expresar libremente sus reflexiones e ideas sobre este caso.

El próximo noviembre se cumplirán 19 años de la desaparición y asesinato de las niñas de Alcásser. Aunque la Policía y la Guardia Civil encontraron pruebas que inculpaban directamente a Antonio Anglés y Miguel Ricart como autores de los asesinatos, han sido muchas las incógnitas y contradicciones que algunos expertos han encontrado en el caso. ¿Es verídico el informe oficial? ¿Qué datos extraoficiales se han dado a conocer? ¿Qué contradicciones se encuentran en los hechos? Numerosas preguntas a las que algunos investigadores del caso ya les han dado respuesta

Se llamaban Míriam, Antonia y Desirée y tenían tan sólo 14 y 15 años cuando fueron asesinadas el 13 de noviembre de 1992 en la localidad valenciana de Alcásser. A pesar de que se van a cumplir casi dos décadas desde los fallecimientos, aún quedan muchas incógnitas sobre el caso que no se han podido descifrar. La versión oficial detallaba que las jóvenes se dirigían esa noche hacia una discoteca en la que había una fiesta. Inocentemente, decidieron hacer autostop para llegar hasta la zona y las recogieron en coche Antonio Anglés y Miguel Ricart. Las llevaron hasta una zona llamada “La Romana” y allí las violaron, torturaron y acabaron con sus vidas. Un mes y medio después de la desaparición de las jóvenes, el 27 de enero de 1993, dos apicultores descubrieron la fosa con las tres niñas. En el lugar de los hechos la Guardia Civil encontraron diversas pruebas que los condujeron hasta Antonio Anglés y Miguel Ricart. El primero pudo escapar cuando iba a ser detenido, y nunca apareció, pero Ricart fue arrestado y condenado.

Sin embargo, a lo largo de los años, el propio padre de una de las niñas Fernando García y numerosos expertos e investigadores han “echado por tierra” el informe oficial aportando diversas pruebas que ellos mismos han logrado obtener, y que no se corresponden con el resultado definitivo. Como por ejemplo, un reportaje con numerosas fotografías, elaborado por Pepe el Criminólogo y el Colectivo El Palleter en agosto de 2008 titulado Casso Alcasser Autopsia en la Romana. En él se analiza el lugar del crimen y se ponen en dudas distintas cuestiones sobre el mismo. Tras ver el reportaje fotográfico y conocer las conclusiones de los autores se puede entender por qué surgen varias dudas con el triple asesinato y por qué se habla de una  “teoría de la conspiración”.

  “El Archivo del Crimen”, es un sitio web bastante interesante donde se pueden encontrar numerosos documentos en distintos formatos, en los que se hacen un repaso del caso. Hay también una exhaustiva documentación de artículos periodísticos en diferentes medios de comunicación.

¿Qué les ocurrió realmente a las niñas de Alcásser? ¿Hay que confiar en el informe oficial? ¿Son las pruebas aportadas por otros investigadores las verdaderamente fiables? Cada uno puede tener diferente opinión ante los hechos, pero bajo mi punto de vista hay demasiadas incongruencias para aceptar únicamente la versión que se ha dado por válida. Tal vez  nunca se llegue a saber cuál de las versiones es la verdadera, pero desde aquí quiero transmitir que toda aportación que pueda ayudar para conocer lo que realmente ocurrió, salga a la luz. Creo que Miriam, Antonia, Desirée y sus respectivas familias se lo merecen.